Subscribirse al Boletín

Únete a barrixe

Inicio Éxitos Empresariales La verdadera historia de Twitter: nació de un fracaso y tardó varios años en arrancar
La verdadera historia de Twitter: nació de un fracaso y tardó varios años en arrancar PDF Imprimir Correo electrónico
Éxitos Empresariales

Evan Henshaw-Plath fue el primer desarrollador de la red de microblogging. Vendió su participación en verano de 2006 por 7.200 dólares. Hoy, habla sobre los inicios de la puntocom. Todo empezó en el año 2004, cuando Odeo empezó a desarrollar una plataforma de podcasts y radio por Internet.

Odeo era una start up. Ni siquiera teníamos una oficina al principio. Así que creímos que Apple podría ser el aliado perfecto. Le enseñamos el producto y unos meses después, ellos habían creado su propio sistema de podcasting dentro de iTunes... pero sin involucrar a Odeo, relata este informático.


Pese a que Odeo recibió buenas críticas, era imposible competir con la firma de la manzana. Si querían salvar la compañía, tenían que reenfocarla, convertir el fracaso en aprendizaje para el futuro. Organizaron entonces un maratón de desarrollo (hackaton) del que surgieron casi medio centenar de ideas. Una de ellas fue Twitter.


No está clara la aportación que tuvieron Jack Dorsey y los demás empleados de Odeo en el diseño de la herramienta. Según Henshaw-Plath, Twitter tomó el espíritu reivindicativo de TXTMob y le agregó funcionalidades de chat y de blogging. Nadie imaginaba cómo sería el mercado móvil en unos años, pero sí estábamos convencidos de que la telefonía móvil tenía un gran recorrido, declara


A partir de ahí, empezaron los problemas. Había un gran debate interno sobre cómo debía ser la aplicación. ¿Era una empresa o una herramienta social? ¿Puede una app social ser una empresa rentable? ¿Cómo crear un negocio sostenible sin ceder a los intereses de los poderosos? Había opiniones dispares sobre el tema, y disputas sobre quién se quedaría al mando del proyecto. El ambiente era tenso, asegura. Finalmente, en verano de 2006, Henshaw-Plath decidió salir de la empresa y vender su parte por 7.200 dólares. En la actualidad, Twitter vale más de 10.500 millones en Bolsa.


expansion.com